jueves 22 de abril de 2010

blanco

POR LAS VOCACIONES RELIGIOSAS
Con textos y lecturas propios

Misa: Misal pág. 920. Formulario: “Por las vocaciones religiosas.”

Lecturas: Lecc VI, págs. 77 (2), 80 (3) y 85 (5)

Flp. 3, 8-14. Lo perdí todo con tal de ganar a Cristo.

Sal 39. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Lc 9, 57-62.El que echa la mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

Monición: El próximo domingo celebraremos la Jornada Mundial de oración por las vocaciones. Hoy la anticipamos en esta misa del jueves sacerdotal, ofreciéndola para que muchos chicos y chicas de nuestras comunidades respondan con amor de entrega al amor de elección con el que Dios les mira; y así, los distintos institutos de vida consagrada, religiosa y sacerdotal en la Iglesia se vigoricen con nuevas vocaciones maduras y auténticas.

Oración de los fieles:

Fieles al mandato del Señor, pidamos al Dueño de la mies que escuche nuestras oraciones por las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa en la Iglesia.

· Para que Cristo, que reunió a sus discípulos a su alrededor con el fin de asociarlos a su predicación evangélica, suscite también en nuestros días servidores de su Evangelio.

· Para que el Señor ilumine la mente de los jóvenes cristianos y les infunda fuerza, a fin de que sean muchos los que se dediquen al ministerio y consagren su propia vida a hacerlo presente en medio de los fieles.

· Para que el Señor, que escogió un estilo de vida virginal y pobre, suscite en los jóvenes de nuestras comunidades el deseo de consagrarse exclusivamente a su amor y al servicio de su Iglesia.

· Para que quienes han escuchado la llamada del Señor a la consagración religiosa o al ministerio sacerdotal no se desanimen ante las tentaciones que puedan surgir a causa de la propia debilidad o de las circunstancias que los rodean.

Señor Jesús, que nos mandaste rogar al Padre que mande obreros a su mies, escucha nuestra oración y haz que los religiosos y religiosas de tu Iglesia crezcan en número y perseveren fieles a su vocación. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: