jueves 20 de mayo de 2010

blanco

LA VIRGEN MARÍA, REINA DE LOS APÓSTOLES

Misa votiva de la Virgen María

Misa: Misas de la Virgen María l (Misal) pág. 98 (18). Formulario: “La Virgen María, Reina de los Apóstoles”

Lecturas: Misas de la Virgen María II.(Leccionario) págs. 81-82 (18)

Hch 1, 12-14; 2, 1-4 Se dedicaban a la oración en común, junto a María, la madre de Jesús.

Sal 86 ¡Qué pregón tan glorioso para ti, ciudad de Dios!

Jn 19, 25-27 Dijo Jesús al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”.

Monición:

En este jueves sacerdotal del mes de mayo celebramos la misa de la Virgen María, Reina de los apóstoles, y ponemos en sus manos a nuestro obispo D. Joaquín, a todos sus presbíteros y diáconos, así como a los religiosos y consagrados de nuestra diócesis. La Virgen Santísima tuvo un lugar eminente y regio en Pentecostés: ella se llenó del Espíritu Santo y alentó a los apóstoles y misioneros cristianos en su misión evangelizadora.

Oración de los fieles:

Acudamos al Señor y pidámosle que, por intercesión de santa María, Madre y Reina del colegio apostólico, atienda las suplicas que le dirigimos en nuestras necesidades.

· Para que nuestro obispo Joaquín María, y sus presbíteros y diáconos, sean para nosotros fermento de vida cristiana y con su ejemplo y su oración asidua acrecienten la caridad evangélica de nuestro pueblo. Roguemos al Señor.

· Para que por la poderosa intercesión de santa María Virgen, Dios guarde de todo mal a las religiosas y religiosos que sirven al Reino de Dios en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.

· Para que todos los que colaboramos en las tareas pastorales y evangelizadoras de la Iglesia tengamos en María a la fuente de nuestra comunión, y vivamos nuestras acciones y carismas testimoniando la fraternidad de la iglesia. Roguemos al Señor.

· Para que quienes se sienten tentados por la soberbia, la ambición o la sensualidad, pongan sus ojos en María y, ayudados por su intercesión, venzan sus tentaciones. Roguemos al Señor.

· Para que todos nosotros, por intercesión de la Virgen fidelísima, perseveremos en el bien hasta la muerte. Roguemos al Señor.

Oh, Dios, que quisiste que la Madre de tu Hijo fuese también la Madre de tus apóstoles, concede a nuestros pastores fidelidad a su misión evangelizadora y a todos nosotros concédenos que confiando en la ayuda poderosa de Nuestra Señora, avancemos con fortaleza por los caminos de la salvación. Por Cristo nuestro Señor.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: