jueves 9 de septiembre de 2010

 

Blanco

SANTA MARÍA DE LA CABEZA, esposa de San Isidro Labrador. M.o.
Inauguración del Jueves Sacerdotal en el nuevo curso

Misa: Del común de santas mujeres. (Colecta en Textos litúrgicos propios de la diócesis de Getafe. Suplemento para el misal. Pág. 31)

Lecturas: Por los ministros de la Iglesia. Lecc. VI, págs. 49-52-55

1 Cor. 9, 16-19. 22-23 ¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!

Sal 18. Los mandamientos del Señor son verdaderos.

Mc 16, 15-20 Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

Monición: Celebramos hoy en las tres diócesis de la provincia de Madrid a Santa María de la Cabeza, esposa de San Isidro labrador, que murió como anacoreta en Torrelaguna el año 1175. En esta misa también inauguramos los JUEVES SACERDOTALES del nuevo curso en nuestra parroquia (comunidad). Cada dos jueves dedicaremos nuestra misa y nuestra adoración a rezar especialmente por los sacerdotes y por las vocaciones sacerdotales y de consagración en la Iglesia.

Oración de los fieles:

Oremos a Dios todopoderoso y eterno, por intercesión de Santa María de la Cabeza, para que bajo su protección, las diócesis de la Provincia eclesiástica de Madrid cuenten con sacerdotes santos según el corazón de Cristo.

· Por nuestro obispo Joaquín María y por todos los sacerdotes de nuestra diócesis, para que en este nuevo curso escolar el Señor conserve en ellos la gracia del Espíritu Santo, sirvan con toda fidelidad a la Iglesia y cuiden del pueblo que tienen encomendado. Roguemos al Señor.

· Por los sacerdotes que comienzan a ejercer este curso un nuevo ministerio o han recibido un nuevo encargo pastoral, para que el Espíritu Santo guíe sus pasos y cuenten con el apoyo y adhesión de todo el pueblo que se les ha encomendado. Roguemos al Señor.

· Por todos los sacerdotes, para que brillen por el resplandor de la santidad y cumplan dignamente el ministerio que han recibido. Roguemos al Señor.

· Por los sacerdotes difuntos, para que el Señor de la misericordia acoja en su Reino a todos los sacerdotes que ya han partido hacia las moradas eternas. Roguemos al Señor.

· Por todos los bautizados, para que vivamos nuestra condición de cuerpo sacerdotal de Cristo con el ofrecimiento constante de nuestras oraciones y obras. Roguemos al Señor.

Confiados, Dios todopoderoso, en la abundancia de tus dones, humildemente te pedimos que atiendas las oraciones de tus fieles y mires piadosamente a nuestros sacerdotes, a quienes llamaste al servicio de la Iglesia. Concédeles la abundancia de la gracia sacerdotal. Por Cristo nuestro Señor.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: