jueves 22 de marzo de 2012

POR LOS SEMINARISTAS

morado

Misa: de feria

Lecturas: de la feria

Monición: Acabamos de celebrar en nuestra diócesis el Día del Seminario. Por eso hoy vamos a encomendar en la misa a los seminaristas de la diócesis. Ellos son las futuras columnas de nuestra iglesia y por eso son también parte de nuestra propia vida. Los seminaristas viven en una Comunidad de oración, formación y comunión cristiana para adquirir hábitos de vida sacerdotal. A nosotros nos toca sostener su formación y perseverancia con nuestra oración por ellos. Que la cuaresma sea también un tiempo de más oración por las vocaciones a nuestros dos seminarios diocesanos, el mayor y el menor.

Oración de los fieles:

Fieles al mandato del Señor, pidamos al Dueño de la mies que escuche nuestras oraciones por todos aquellos a los que ha llamado al ministerio sacerdotal en nuestra iglesia diocesana.

· Para que Cristo, que reunió a sus discípulos a su alrededor con el fin de asociarlos a su predicación evangélica, suscite también en nuestros días servidores de su Evangelio. Roguemos al Señor.

· Para que el Señor ilumine la mente de los jóvenes cristianos de nuestra diócesis y les infunda fuerza, a fin de que sean muchos los que se decidan a entrar al seminario para consagrar su vida a hacer presente al Señor en medio de los fieles. Roguemos al Señor.

· Para que todos los que se preparan en nuestra diócesis para ser sacerdotes sigan el estilo de vida virginal y pobre de Cristo y tengan ferviente deseo de consagrarse exclusivamente a su amor. Roguemos al Señor.

· Para que las familias de nuestros seminaristas compartan con alegría y generosidad la vocación de los hijos y la valoren como un gran bien espiritual para la propia familia y para toda la Iglesia. Roguemos al Señor.

· Para que nuestros seminaristas no se desanimen ante las tentaciones que puedan surgir a causa de la propia debilidad o de las circunstancias que les rodean. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, que nos mandaste rogar al Padre que mande obreros a su mies, escucha nuestra oración por los seminaristas y haz que crezcan en número y perseveren fieles a la vocación de servicio y consagración a la que les has llamado. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: