jueves 7 de junio de 2012

VOTIVA DE JESUCRISTO SUMO Y ETERNO

SACERDOTE

con lecturas propias

blanco

(Este año no se celebró la fiesta de Cristo, s. y. e. sacerdote, propia de España, al coincidir con la Visitación, propia de la Iglesia universal. El j.s. se adelanta una semana por ser el próximo jueves víspera del Sagrado Corazón)

Misal: pág. 976 con su prefacio

Lecturas: Lecc V, pág. 75

Hb 10, 12-23 Tenemos un gran sacerdote al frente de la casa de Dios

Sal 39. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad

Lc 22, 14-20 Esto es mi cuerpo. Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre.

Monición: Este año, el jueves posterior a Pentecostés coincidió con la Fiesta de la Visitación. Por eso no pudimos celebrar entonces la Fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote. Hoy, en el Jueves Sacerdotal, celebramos la misa votiva de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote. El sacerdocio de Jesucristo se perpe-túa en la Iglesia a través de los que, por la imposición de manos, han sido elegidos para el orden sacerdotal. Los sacerdotes presiden al pueblo santo en el amor, lo alimentan con la Palabra de Dios y lo fortalecen con los sacramentos. Recemos por ellos.

Oración de los fieles: S.N.L. Roguemos al Señor, pág. 497. Nº 440 Adaptadas.

Acudamos, hermanos, a Cristo, a quien Dios ha puesto como instrumento de propiciación y ha constituido sacerdote y justificador de cuantos creen en él.

  • · Para que el Hijo de Dios, sumo y eterno sacerdote de la nueva alianza, conceda a los obispos y presbíteros ser predicadores humildes y valientes de la Palabra divina y administradores fieles de los sacramentos de la Iglesia. Roguemos al Señor.
  • · Para que Cristo, constituido sacerdote de los hombres en todo aquello que tiene referencia a Dios, con su intercesión conduzca a la humanidad al conocimiento y al amor del Padre. Roguemos al Señor.
  • · Para que Cristo, sacerdote capaz de ser indulgente con los que pecan, pues él mismo experimentó nuestra debilidad, interceda por los pecadores y por los que yerran. Roguemos al Señor.
  • · Para que los que han sido elegidos y consagrados para hacer visible y presente a Cristo, cabeza de la Iglesia, realicen con fidelidad la misión recibida, y todos sepamos verlos como imagen de Cristo sacerdote, maestro y pastor. Roguemos al Señor.

Señor Jesucristo, que has querido ser sacerdote a favor de los hombres y has establecido que tu misión sacerdotal fuera ejercida por aquellos que tú mismo has elegido y consagrado por la imposición de manos, concede a los obispos y presbíteros realizar con fidelidad la misión que les has confiado y haz que todos nosotros sepamos descubrir en su ministerio tu presencia santificadora y tu intercesión constante a favor de todos los hombres. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: